Premio "Mi ciudad colonial",Trinidad-Cuba- Premio "Casatintas 2001".Miembro del T.F.L "Onelio J.C."

miércoles, 11 de julio de 2012

" Despertar de otro modo" Fragmentos




            Aquel hombre de pelo blanco logró enseñarle tantas cosas a  Sofía, que ella sintió por él un aprecio infinito. Los demás no entienden que el equilibrio de una cámara o una simple toma puede llevar algo de profundidad, de sentimientos insospechados. Quiso salir de su pueblo, lanzarse a sus manos sin que nada importara de las palabras ajenas, de inmediato.
Poco a poco Sofía baja la mirada según el caso, abre los labios con ganas, contempla el flash de la cámara fotográfica en silencio. Tuvo que olvidar su madre consumida en el alcohol para escapar de casa hace un año, firme con tan solo dieciocho años llegó a la ciudad. Si se detiene en este momento aún valdría la pena. Es difícil encontrar consuelo entre la vida y la muerte, precisamente ahora que  estaba en el suelo semidesnuda. Rompiendo las sábanas rojas con los pies. Encima aquel señor de pelo blanco, húmedo con la cámara en mano, dejando un rastro tras de sí en cada toma. Una primera foto, la segunda y la tercera. Su cuerpo detenido y él delante quién sabe donde, describiéndolo todo.
Ocasionalmente Sofía siguió en la búsqueda de otros cuerpos. Otros acentos en sus piernas, en el pánico constante de quedar embarazada sin esperarlo, de quedar como al principio con el mismo dolor porque  de nada vale si no hay un simple beso al final, un chocar de hombros. No quiso cometer los terribles errores de su  madre, sus relaciones fueron una agonía constante. El ir y venir de la cocina al piso por cada golpe, algo habitual que Sofía de niña hubiera desecho si pudiera con los ojos asombrados, por el miedo de llegar así al final de sus días, valió la pena escapar.
Es tan sencillo cerrar los ojos, olvidar todo remordimiento que imposibilite seguir bajo la ducha horas enteras como siguiendo un orden determinado de que hay un vacío, nada que no le permita caminar donde caminó. Volviendo a experimentar el mismo vacío si nadie se quedaba con ella a su lado, ni aquel señor de pelo blanco que le enseñó toda trampa para avanzar, salir de repente en cualquier portada de revista, girar una y otra vez por otros cuerpos, otras fotos. En eso consistía la historia...

No hay comentarios:

Publicar un comentario